lunes, 15 de diciembre de 2014

Mi casa está en el cielo, yo simplemente estoy viajando a través de este mundo

No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros.  Jn. 14:1-2 
Siempre trato de tener algunas conversaciones profundas con mi hija Lissa y ayer fué uno de esos días en el que tuve la oportunidad  para hacerlo.  Estábamos viendo algunas fotos de cuartos porque le quiero arreglar el de ella y entonces me dijo ¿mamá porque hay gente tan mala que le va bien, y otra que es buena que le va mal?, yo le dije ¿porque me preguntas esto?, ella me dijo, porque por ejemplo, usted es una persona buena y mire no tiene una casa.  Entonces yo le explique, que Dios tenía su momento y que ese momento era perfecto, que no se preocupara por eso, pues era más importante un hogar que una casa, además le dije que por estar en el ministerio nos tocaba una vida diferente, pero que nunca nos faltaría nada, pues eramos hijos del gran rey.  Pero creo que esto no le convenció, me dijo, si fuéramos hijas de un rey viviríamos en un palacio y no en esta casa "fea", por lo que le dije que nuestra casa era un palacio en comparación al lugar donde muchos viven, que no viera a los que estaban arriba, tenía que ver a los que tenían menos, entonces se daría cuenta de que en realidad nuestra casa si era un palacio.  Luego le dije que nuestra casa, la  más hermosa, no estaba aquí, estaba en el cielo y seguramente iba a ser muy linda, había que procurar vivir en obediencia para que un día pudiéramos disfrutar de nuestro verdadero hogar.

Algunas reflexiones que saco de esta conversación:

1.  La necesidad que tenemos de exponer a nuestros hijos a la realidad dura de muchas familias. Nos sentimos pobres o insatisfechos cuando vemos a otros que tienen más, o cuando por causa de la publicidad se crean en nosotros necesidades -que no podemos tener- y que en realidad son más deseos que otra cosa.  En enero haré que mi hija pierda 3 días de su escuela y la voy a llevar a una comunidad de gente muy pobre, creo que ver que una familia entera vive en un cuarto, le ayudará a tener un corazón agradecido y a ver su casa como una mansión.

2.  Creo que hay que enseñar a nuestros hijos acerca de lo que es realmente importante, si bien es cierto yo deseo una casa propia, el saber que mi esposo entraría al ministerio  me hizo tener en mente la idea que ese deseo podía hacerse o no realidad.  Pero también he aprendido que eso no es lo más importante, es importante que tengamos un hogar donde nuestras hijas se sientan amadas, donde vean el mejor ejemplo en sus padres y donde como familia aprendamos a honrar a Dios con nuestra forma de vivir.

3. Tener la certeza que nuestro destino final no es en esta tierra, todo esto acabará y un día estaremos con nuestro amado Salvador y Señor.  Eso en verdad me da esperanza, me da fuerzas para seguir haciendo lo bueno, sin esperar reconocimientos de la gente, sin detenerme a escuchar murmuraciones o mentiras que siempre el enemigo pone para detenernos en nuestro deseo porque la obra camina, en este andar he aprendido a ser una mujer fuerte, saber lo que realmente deseo y lo mejor lo que Dios desea para nosotros, la certeza de que El Señor nos ha llamado a la mejor obra, El es nuestro jefe, no es la gente, es a El a quien servimos, es el quien mejor paga.

4. Aprender a vivir con gozo, con contamiento, y como bien lo decía Pablo, gozarnos en la abundancia y en la escasez.  En esta navidad yo deseo manifestar mi gratitud al Señor, tengo lo que necesito, he sido bendecida con una familia, tengo el gozo de la salvación, sentirme amada por el Señor, reconocer mi identidad en Cristo y mi valor en El.  Esto es más de lo que pedí.

En navidad celebremos con gozo la vida que nos ha tocado, con riquezas o limitaciones, con dificultades y alegrías, con aciertos y equivocaciones, pero con la mano de Dios llevándonos de su mano, seguros de que en el 2015 tendremos un año victorioso.

Dios les bendiga,

Karen Rosales


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Por Gracia Redimidas

Ah, la costumbre del ser humano, desechar a las personas, por su forma de hablar, por su forma de vestir, por su pasado, por su presente, por lo que ven; grave error.  Esta es la enseñanza del mundo, irnos por lo que vemos sin darnos la oportunidad de conocer a las personas, etiquetar a la gente, sin creer que Dios puede hacer algo nuevo, así como lo ha hecho con nosotros.

Me encanta la historia de Rahab, una mujer "pagana, prostituta y con un pasado", sin embargo escogida para ser parte del linaje de Jesús, desechada quizás por una mayoría, pero redimida y utilizada para la gloria de Dios; es bueno saber que nuestro pasado no determina nuestro futuro.  Mientras algunos señalan y apuntan lo malo que hacemos, hay alguien que nos ama y que nos quiere usar.

¿Quien no tiene un pasado?, un pasado de pecado, sentimientos incorrectos, pensamientos impuros, actuaciones malas, hablar de más, señalar a los otros.  Pero que bueno que a pesar de ese pasado Dios desea usarnos, si pudo hacerlo con Rahab, también puede hacerlo con nosotras.

Gracia, es la forma en que Dios nos muestra su amor, no por lo que hemos hecho, tampoco por lo que El sabe que haremos, no por lo bueno que somos ni por las obras, es porque decidió amarnos a pesar de.  La navidad debe recordarnos acerca de esta gracia, Dios mandó a su hijo Jesucristo a morir por nosotros, no lo merecíamos, pero aún sin merecerlo estuvo dispuesto.  ¡Gracias al Señor por su amor!

martes, 9 de diciembre de 2014

No Hay Razón Para Inquietarse

A los seres humanos nos gusta tener todo bajo control, y a las mujeres más, por naturaleza queremos tener todo planificado, bien calculado y estar seguras de que las cosas marchan como las planeamos. Cuando algo se sale de nuestro control, entonces nos inquietamos y "perdemos la fe".  

Tener fe es algo sumamente difícil, decimos que la tenemos pero cuando pasamos por dificultades en verdad confiamos más en un extraño que en Dios.  Es tan fácil tener fe cuando sentimos el control, eso sucede cuando tenemos un empleo, hablamos de que Dios es fiel y que provee a nuestras necesidades, pero en realidad lo que sucede es que estamos seguros de que cada mes o cada quincena habrá un depósito en nuestra cuenta y eso ayudará a cubrir los gastos familiares. ¿Pero que sucede cuando no hay un trabajo?, será que todavía podemos confiar en que el mismo Dios que provee a través de un empleo, puede proveernos cuando no hay un empleo.

Es así como viene la inquietud a nuestro corazón, no tener todo bajo el control, no estar seguros de las cosas nos aturde e incluso nos quita el sueño. No hablo de ser improvisado, tampoco de ser irresponsable, si no que de que aún cuando nosotros hacemos nuestra parte, hay una gran mayoría de cosas que salen de nuestro control, ¿porque entonces inquietarnos?, el único que tiene el control de todo es Dios, y el ha prometido darnos paz en medio de la incertidumbre, también nos ha dicho que a sus hijos todo les ayuda a bien.

¿Como evitar inquietarnos?, Primero poner nuestras decisiones delante del Señor, así lo que suceda después que oramos, sencillamente es la voluntad del Señor.  Segundo, no dejar de orar, en la presencia del Señor encontramos paz para el corazón. Tercero, compartir con alguien nuestra lucha o nuestra dificultad, pues mejor son dos que uno, más cuando la persona es creyente.

Amadas hermanas, cualquiera que fuere su situación le recuerdo que Dios está al control de todo, deposite en el su carga, y El traerá paz a su corazón, recuerde "El guardará en completa paz a aquel cuyo pensamiento en El persevera, pues en El ha confiado". Crea a su Palabra.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Una Familia Especial

"Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones" - Efesios 1:15-16-
´
Es muy común escuchar hermosos discursos acerca de las personas cuando mueren, se habla de sus virtudes, de las buenas acciones que hicieron y de como van a hacer falta; pero ¿porque esperar hasta la muerte?, acaso no deberíamos mostrar nuestro afecto y agradecimiento a las personas mientras están en vida, hacerlo fortalece las relaciones, además es bueno reconocer el bien recibido de los demás y ser agradecido.

El agradecer es un valor que se ha ido perdiendo, pareciera que no solo a la nueva generación se le ha olvidado decir gracias, la mayoría de las personas actúan como que el mundo estuviera obligado a hacerle bien y ayudarle, sin pensar que a veces ni siquiera merecemos los favores, así que por lo menos deberíamos tener una actitud de gratitud. Esto no es algo nuevo, Jesús mismo sanó en una ocasión a 10 personas y de estos solo uno regreso para agradecerle.  

El Apóstol Pablo había desarrollado esa actitud, tenía una familia en la fe y sabía que estos trabajaban por la obra, así que daba gracias a Dios por la familia de la fe, pero también les manifestaba su agradecimiento a ellos; eso lo podemos observar al inicio de cada carta que el escribía, siempre les manifestaba su agradecimiento por la obra que realizaban, pues así le apoyaban ministerialmente, además les agradecía el cuidado y la atención que tenían para el, cuando le hospedaban, le alimentaban y le servían con amor, reconociendo su apostolado y llamado.

¿A quienes tienes que agradecer, a tus padres, amigos, hermanos en la fe, familia, personas que conoces y que en determinado momento han hecho un bien para ti?, piensa un poco y quizás tendrías una lista interminable de personas a quien agradecer. Aprovechando la tecnología que ahora tenemos y las miles de formas para comunicarnos sería bueno que envíes un mensaje a una o dos personas a quien Dios puso para bendecirte.  Dios es bueno y no solo nos bendice directamente, también pone a otros para bendecirnos.

Yo doy gracias por mi familia y por la familia de la fe, gracias por las colaboradoras cercanas que son además mis amigas, con quienes he llorado, reído, soñado y también me he enojado.  Agradezco a las que me levantan los brazos en oración, las que me animan y las que aún han salido de sus trabajos para venir y poner su brazo para alentarme, Dios me ha bendecido al ponerlas en mi camino.  ¡Gracias!

Actividad en Familia
Los abuelos son usualmente generosos y cariñosos con sus nietos, así que una buena actividad para este día podría ser pedirles a tus hijos que los llamen o que les envíen un mensajito solo para decir gracias.  Un día ellos no estarán, no dejemos que pasen desapercibidos los buenos tiempos que se pasan con ellos.









jueves, 6 de noviembre de 2014

¡Da gracias a Dios en todo tiempo!

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

De las muchas celebraciones que se celebran en otros países me encanta la del día de acción de gracias, y por supuesto que me ha gustado que la adoptemos en nuestro país pues en realidad todos tenemos razones por las cuales agradecer a Dios y también a otros.  También me gusta porque me predispone de forma positiva durante todo el mes de modo que no importa las situaciones que puedan darse, siento mi corazón plenamente agradecido con el Señor.  

Esta disposición del corazón no debería ser únicamente de un día o de un mes, en realidad debería de ser una condición permanente, y a eso es que nos invita el apóstol Pablo cuando en Filipenses 4:6-7 nos exhorta a no inquietarnos o afanarnos por nada, si no presentarnos en oración y ruego delante del Señor, poner nuestras peticiones delante de El y darle gracias.  

Cuando entendemos que Dios es más grande que el secuestrador, más grande que el desempleo, más grande que la enfermedad, más grande que cualquier problema, entonces nuestro corazón puede estar confiado.  Esta confianza la adquirimos a medida que estamos con El, conocer a Dios y relacionarlos cada día con El, nos trae la convicción de que Dios puede estar al control de todo si nosotros nos tomamos de su mano y le entregamos aquello que nos inquieta.

No podemos vivir en una burbuja alejados de las dificultades y protegiéndonos de lo que nos atemoriza, esa no es vida.  Pero si podemos abrigarnos con su presencia y darnos cuenta que Dios lo puede todo y por eso me anticipo y le doy gracias, pues el cuida de mí.

¿Que te atemoriza, que te afana, que te preocupa, es la enfermedad, estás sin empleo, las dificultades familiares?, todo eso es nada en la presencia de Dios, deja allí tu carga, y dale gracias pues El estará al control de todo.

Doy gracias al Señor pues cuida de mi familia, vivimos en un mundo violento, pero he entendido que no puedo controlar las circunstancias que hacen de este mundo un lugar peligroso, pero si puedo mantener un corazón agradecido pues aquel que todo lo ve y el que si tiene control de todo, vela por mí. ¡Gracias Señor!

Actividad en Familia
Podemos colocar un florero con algunas ramas secas y cortar hojas de papel en las que cada día antes de dormir escribimos una razón por la que le damos gracias, el día de acción de gracias lea cada motivo de gratitud, esto nos ayudará a no olvidar las bondades que Dios hace por nosotros cada día y fomentará la gratitud en sus hijos.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

¡Gracias a Dios que nos da la Victoria!

¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!

No se cuantas veces ha pensado que no sale de un problema para entrar en otro, o no termina una prueba para pasar otra, o quizás una petición que parece que nunca tendrá respuesta, o lo que es aún más difícil, sentirte derrumbada y no ver la luz.  En efecto la vida es dura y quizás mas dura para unos que para otros, aunque el Señor nos dice que no hay prueba que nos toque pasar que no podamos soportar, así que una prueba dura es para alguien que quizás no se ha visto lo fuerte que es, pero a quien Dios desea despertar para que se conozca en las fortalezas que El pone en nosotros.  También el Señor advirtió que en el mundo habría aflicción, pero había que confiar pues El ha vencido al mundo.

¿Podemos agradecer en medio de la prueba, sin saber aún si lograremos salir adelante de esa situación?, en realidad si, es un paso de fe, de creer que el Señor Todopoderoso tiene el control y nos da la victoria.

Estuve compartiendo con cerca de 200 mujeres hace una semana y me gocé en la alabanza cuando cantábamos ¡Victoria la Victoria mía es!, ¡Victoria la Victoria mía es!, si mantengo la paz, El pelea la batalla, ¡Victoria la Victoria mía es!, ¡Gloria Dios!, yo le creo y le seguiré creyendo, que aún con las dificultades El nos da la victoria y seguimos caminamos viendo al invisible.

Amadas hermanas, no se la situación que estés pasando, quizás eres de las que tiene tiempos de orar por una oración a la que parece que el Señor ha cerrado sus oídos, pero no es así.  Talvéz hay cansancio de luchar con ciertas situaciones, Dios te da descanso, pues aún los jóvenes se cansan, flaquean y caen, más los que esperan en Jehová, tendrán nuevas fuerzas.  La palabra del Señor es para darnos esperanza y hay esperanza en Dios quien nos invita a agradecerle por la Victoria que nos ha dado en Cristo.  Yo te animo para que te levantes y hoy junto con tu familia den gracias por la victoria que ya te dió.  También te animo a orar, en su presencia tomamos fuerzas en medio de la adversidad.  

Agradezco a Dios por las pruebas que he pasado este año y por las que aún sigo pasando, pero si de algo estoy segura es que vale la pena seguir a mi Cristo, confío en El que me da la victoria a mi y a todos los de mi casa.

Una Actividad en Familia
En la cena o en un tiempo en que todos estén, anima a tus hijos a que escriban y que compartan una cosa por la cual están agradecidos, también hazlo tu.  Hacer esto nos permite formar el valor de la gratitud.

martes, 4 de noviembre de 2014

Acción de Gracias

Comienzo este mes con gratitud en mi corazón, hay muchas oraciones contestadas, puertas abiertas y hasta sorpresas en bienestar y aunque hay muchas cosas que aún nos preocupan o nos desafían, estamos seguros de que a los que a Dios aman todas las cosas les ayudan a bien, esa es nuestra esperanza. He tenido un tiempo de mucho trabajo, pero alabo al Señor por las muchas bendiciones que me ha permitido en este tiempo en el que he visto la mano del Señor a través personas que me rodean para fortalecer mi fe y mi ánimo.

Pues comenzando el mes de noviembre y sabiendo que en este mes se celebra el famoso día de acción de gracias, bien creo que valdría la pena no hacer un día si no un mes con devocionales que afirman el valor del agradecimiento que debemos tener cada uno de nosotros y además  formar en nuestra familia, agradecimiento en primer lugar a Dios pues es el dador de todo, y en segundo lugar a las personas que Dios pone a nuestro alrededor para bendecirnos de alguna forma.

Les invito a juntarnos para abrir la Palabra, a través de ella Dios desea fortalecer nuestra fe, nuestras convicciones, formar nuestro carácter y hacernos personas conforme su corazón. Además puede aprovechar el día de hoy para enviar un mensajito o llamar a alguien a quien tiene algo que agradecer, o sencillamente arrodillarse ante el Señor para dar gracias por todas sus misericordias. ¡Dios es bueno¡, que tengan una bendecida semana.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Hagas lo que Hagas, Hazlo con Excelencia

Nunca fue uno de mis talentos cocinar, y como no era una pasión cada vez que me tocaba cocinar lo hacía apresuradamente y por lo tanto las cosas no me salían como esperaba que quedaran.  Así nos acostumbramos a hacer muchas cosas, rápido, con prisa y mal hechas; justificándonos en que no somos buenos para ello, pero sin poner nuestro mejor esfuerzo para hacer las cosas bien.

La Escritura también tiene un consejo para esto y creo que aunque hoy escuchamos hablar de calidad total, la Biblia tenía esta propuesta desde hacía mucho tiempo, nos invita a hacer lo que nos toca con esfuerzo y empeño, es decir, hacerlo bien.

"Y todo lo que esté en tu mano hacer, hazlo con todo empeño" Ecl. 9:10a.  

¿Cuantas cosas hacemos mediocremente, cuantas cosas las hacemos solo para cumplir con el compromiso, pero mal hechas? , particularmente me fijo en el voluntariado, en como aceptamos apoyar la obra en la iglesia pero con mediocridad, hacemos bien aquello por lo que nos pagan económicamente, pero hacemos mal lo que ofrecemos voluntariamente.

Dios es un Dios de excelencia, lo muestra aún en los detalles que se describen cuando se establece el tabernáculo y la construcción del templo, a El no le gusta cualquier cosa, El espera que lo que hagamos, lo hagamos bien, sea en la iglesia, en la casa o en el trabajo.

A veces nos gusta tener nuestra casa bien arreglada, bien decorada, bien pintada y tenemos el templo de cualquier forma, no me refiero a lujos, pero un lugar que no está remachado o pensado de cualquier forma.  Igual con el servicio que prestamos, debemos estar concientes que trabajamos para el Señor, y lo poco que se nos ha puesto en las manos, necesitamos aprender a ser fieles y hacerlo bien.

¿Que sucede con el trabajo?, también allí somos llamados a hacer bien las cosas, los cristianos deberíamos esforzarnos por ser los mejores empleados, con el debido equilibrio que esto implica.

¿En la casa?, pues allí también necesitamos esforzarnos, para agradar a nuestro esposo, para que nuestros hijos recuerden el mejor lugar, su casa.  

Hoy he ampliado el menú de mi casa, me encanta preparar algunos platillos diferentes y disfruto de ordenar la mesa, decorarla y hacer que los tiempos de comida que pasamos juntos con mi familia sean placenteros para todos, no solo por el ambiente pero también porque comemos rico.

Chicas, hagamos todo lo que Dios puso en nuestras manos con empeño, disfrutemos hacerlo, cuantas cosas hace Dios a través del esfuerzo que ponemos en agradarle, la obediencia tiene frutos y buenos frutos.



martes, 21 de octubre de 2014

Te irá bien si temes a Dios

Creo que todos nos hemos preguntado alguna vez ¿porque hay cosas malas que les suceden a los buenos? y ¿porque los malos no se mueren en vez de que muera gente buena?, pensamos que las maldades pasan desapercibidas del Señor, también creemos que sus beneficios por causa de obedecerle y vivir en rectitud nunca se darán.  

Pero el bien aparente para el que actúa mal podrá ser por un tiempo, o sencillamente parecer bien pero en realidad ser mal.  He visto gente mala tener buenas temporadas, gozar de dinero y aparente bienestar, pero Dios tarde o temprano pasa la balanza y dura cosa es caer en manos del Dios vivo.  

Salomón hizo esta reflexión, el también se pregunto como es que al malo parece a veces irle bien, pero su conclusión afirma que Dios obra en justicia y no le irá bien al que no teme a Jehová.  "Ahora bien, aunque el pecador haga cien veces lo malo, y sus días se prolonguen, con todo yo también sé que les irá bien a los que a Dios temen, los que temen ante su presencia,  y que no le irá bien al malvado, ni le serán prolongados sus días, que son como sombra; por cuanto no teme delante de la presencia de Dios." Ecl. 8:12-13.

En un mundo donde gobierna el mal, no es de sorprendernos de tanta maldad, el corazón del ser humano se ha enfermado y desde allí maquina el mal para los demás, ¿tenemos que preocuparnos?, ¿necesitamos correr y escondernos por causa de tanto mal?, no.  La Palabra nos recuerda que Satanás es el Dios de este siglo pero nuestro Dios es más poderoso, el venció en la cruz del calvario y derrotó allí al enemigo.  Además podemos abrazar sus promesas para nosotros y los nuestros y creer que Dios va de nuestro lado, pues mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo.  Confiar en que aunque un ejercito se levante en contra nuestra, no temerá nuestro corazón  y aunque se levante guerra, estaremos confiados pues Dios es poderoso gigante que pelea la batalla por nosotros.

Estamos en este mundo, pero no pertenecemos a el, somos ciudadanos del reino de Dios, debemos poner toda nuestra confianza en El Señor, trabajar por su obra y por el establecimiento de su reino en este mundo.  Si le obedecemos y nos disponemos a poner nuestra mirada únicamente en el, entonces gozaremos de su presencia, de su cuidado y sobre todo del galardón que El ha preparado para los que le aman.





lunes, 20 de octubre de 2014

Confiando en que lo mejor está por venir

Es costumbre de los seres humanos anhelar los tiempos pasados, siempre pensamos que antes todo era mejor.  Es muy común escuchar, me acuerdo que antes las convenciones de jóvenes eran buenas y que pasaba esto y aquello..., me acuerdo que antes la música era bien sana, recuerdo que antes no había tanta violencia, me acuerdo que cuando yo era niña... y así pensando siempre que los tiempos mejores estaban viendo hacia atrás.

Pero la Biblia nos anima a pensar diferente, el sabio Salomón en Eclesiastés nos insta lo siguiente: "Nunca digas: ¿Cual es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría.".  Esto me recuerda al pueblo de Israel, Dios lo había sacado de Egipto, los había puesto en libertad y los llevaba a una tierra mejor, pero ellos seguían añorando el pasado.

¿Porque añorar el pasado?, acaso el mismo Dios que hizo maravillas en el pasado no puede hacer aún mejor todas las cosas en el presente y en lo que viene.  Pero al aferrarnos al pasado,  solo servimos de obstáculo para que el plan de Dios avance, porque en el Señor siempre hay esperanza y por lo tanto lo mejor siempre está por venir.

Alabo a Dios porque lo mejor para mi familia está por venir, porque lo mejor del llamado que El nos hizo está por venir, porque con solo una familia y una iglesia que se disponga a hacer la diferencia, entonces aún podemos pensar que lo mejor para esta nación está por venir.

Para que lo mejor suceda es necesario permitir a Dios que actúe en nosotros, si nos cambia a nosotros, entonces cambiará nuestra familia, si cambia nuestra familia puede cambiar la ciudad, si cambia la ciudad puede cambiar la nación y con un cambio en la nación podemos cambiar el mundo.  
Todo comienza permitiendo a Dios obrar en nuestra vida, cerrando los oídos a todo aquello que no viene de Dios y viendo únicamente al Invisible, y así, claro que tenemos la seguridad en el Señor que hemos comenzado una nueva etapa, pues lo mejor para nosotros está por venir. ¡Gloria a Dios! por esta confianza que ha puesto en nuestro corazón.

viernes, 17 de octubre de 2014

La Unión hace la Fuerza


Por allí dicen divide y vencerás, lamentablemente se aplica más a lo malo que a lo bueno, es así como se dividen iglesias, se dividen las familias, se divide una nación y se divide el matrimonio; quizás el mayor vencedor es el enemigo espiritual que todos tenemos, pero los que participan de los pleitos que ocasionan la división no se dan cuenta que son los grandes perdedores.

La Biblia, nos habla de que la unión hace la fuerza, y me encanta recordar esto, sobre todo las personas que estamos casadas, que cuando vienen los conflictos deseamos tirar la toalla.  Pues esto es lo que Satanás pretende, que tires la toalla y que no luches por tu familia, y allí entra en juego mucha gente, algunos que en forma religiosa pretenden  aconsejarte que es mejor dejar la batalla.  Esto nos convierte en grandes perdedores, donde los mayores dañados son nuestros hijos.

Pero Salomón en su reflexión de la vida nos hace ver la importancia de unirnos en medio de las dificultades, resaltando las grandes ventajas de permanecer unidos y no dejarnos vencer por las diferencias.
 
"Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo.
10 Si caen, el uno levanta al otro ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!
11 Si dos se acuestan juntos, entrarán en calor; uno solo ¿cómo va a calentarse?
12 Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir.  ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!

Definitivamente que me anima el pensar que vale la pena luchar por el matrimonio, yo he tenido muchas dificultades en el mío como todos los que nos casamos, pero estoy agradecida de que vamos superando nuestras diferencias y estamos determinados a caminar nuestra vida juntos.

Hay alguien interesado en hacer que nuestras familias se rompan, el sabe que la vida es mucho mejor y más fácil cuando caminamos tomados de la mano con la persona que Dios puso a nuestro lado, pero su tarea es robar, matar y destruir.  Luche por su familia, defiéndala frente a todo, si alguno cae, ayúdelo a levantarse, resista a la adversidad, ceda, deje a un lado el orgullo, seguramente cuando los años hayan pasado, podrá decir valió la pena.


jueves, 16 de octubre de 2014

Contentas con lo que Dios nos dió


Me encanta cuando Pablo nos habla de lo que hoy se conoce como la ley del contentamiento, es decir estar alegre en la abundancia y alegre en la escacez, pues la vida tiene facetas donde estamos bien económicante y otras donde hay dificultades, pero el nos señala que se debe tener contentamiento cuando se está en cualquiera de estas etapas.

Generalmente las personas en esta sociedad consumista nunca están contentas con lo que tienen, si tienen un celular, desean otro mejor; compraron una Dell, pero quieren una Apple, tienen casa, pero les gusta más la del vecino, nunca se está contento y mucho menos agradecido por lo que se tiene.

En este afán de tener más y ser mejores o procurar el mejor estado, muchos permiten que el descontento entre en sus vidas, dejan de ver las bendiciones y las bondades dadas por Dios y comienzan a querer lo que otro tiene, aspirando aún la vida de otros y se contaminan con la envidia.

También de la envidia nos habla Salomón,  señalando "Vi además que tanto el afán como el éxito en la vida despiertan envidias. Y también esto es absurdo; ¡es correr tras el viento!" Ecl. 4:4Es absurdo vivir en función del éxito o fracaso ajeno, esto es dejar de vivir y perder el gozo por causa de la vida que nos tocó vivir.

Si vemos en dirección de los más ricos o los que parecen estar mejor que nosotros, seguramente perderemos la perspectiva correcta, es decir, la conciencia de que somos bendecidos pues Dios nos permite mucho más que a la gran mayoría , además no deberíamos pretender que el éxito se centra únicamente en la riqueza o un buen puesto, quizás si entráramos a esas casas que anhelamos nos daríamos cuenta de que dentro de ellas hay más sufrimiento que alegría, enfermedad y no salud, depresión y pleito; quizás estas familias tienen el producto de una vida que lo único que hizo fué acumular riqueza.

Contrario a esto, vale la pena saber que hay muchos que han aprendido a contentarse con lo poco, esto no es conformismo, es estar seguros de que haciendo lo mejor que se puede hacer y dando lo mejor para esta vida, aún no tocó una vida de ostentisidad, pero si una vida de paz, de amor, de verdadera comunión con la familia, donde la lucha de uno es la lucha de todos.

Por otro lado, valdrá la pena ver en dirección de los que tienen menos que nosotros, los que comen una vez al día, mientras usted tiene 3 tiempos asegurados todos los días del año; afanados por comprar un celular de último modelo, mientras en algunos lugares mueren porque no tienen acceso a un centro de salud con lo mínimo.

Amigas, no permitamos que el  mal del descontento nos invada y traiga en nosotros envía y anhelo por lo que no hemos podido tener, tengamos un corazón agradecido por lo que ya Dios nos dió y dispongámonos a compartir con otros que tienen menos.  Un corazón contento y agradecido es lo que busca Dios en nosotros.

miércoles, 15 de octubre de 2014

"Cosechemos Justicia"


Seguramente usted al igual que yo se ha sentido indignada e incapaz de ver las injusticias de la vida, y si ha tenido la oportunidad de ver la pobreza extrema en la que viven millones de personas aún mayor habrá sido la indignación.

Mientras unos pocos derrochan en lujos, una mayoría sufre por no tener ni lo básico, hablo de alimentación, comida, oportunidad para ir a la escuela.  Eso fué lo que ví mientras viajaba a una comunidad de mi país y donde una mujer amablemente me ofreció lo único que tenía en su casa, una tortilla con sal.

Muchos dicen que Dios es injusto al permitir esto, pero en realidad la injusticia la comete el hombre, el que con su poder de decisión obra en mal para los demás.  Aquellos que al tener el poder de una nación, olvidan que fueron electos y llamados para servir y no para servirse, se construyen mansiones, viven derrochando y viajan por doquier "pero sabe que de todas estas cosas te juzgará Dios" dice la Biblia.

Salomón de igual manera hace ver el comportamiento injusto del ser humano,  "He visto algo más en esta vida: maldad donde se dictan las sentencias, y maldad donde se imparte la justicia. Pensé entonces: «Al justo y al malvado los juzgará Dios, pues hay un tiempo para toda obra y un lugar para toda acción.»  Ecl. 3:16-17.  y nos recuerda que Dios juzgará el comportamiento de los que habiendo podido hacer lo bueno, no lo hicieron.  Es decir que no solo el que comete la injusticia peca por ello, también aquellos que pudiendo hacer la diferencia aún en lo pequeño prefieren llamarse al silencio y permitir los actos injustos.  La Biblia al respecto claramente señala "el que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado".

Hay muros de casas ostentosas construidas con cimientos de sangre, de la sangre de una nación que muere por falta de comida, por falta de empleo por falta de un servicio digno de salud.  Pero no quedará impune el pecado y la injusticia, pues Dios que ve todo, juzgará toda acción.

No nos conformemos estando bien nosotros, es necesario que aún nosotros procuremos ayudar a los que están en peor condición, es bueno que aún nosotros practiquemos la justicia con la empleada de nuestra casa, pues de lo contrario somos igual que los que criticamos.  

Muchos creen que la balanza se pasa hasta que morimos, pero aún en vida a algunos les toca padecer por causa de lo que decidieron sembrar, "no os engañeis, Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará". 

martes, 14 de octubre de 2014

Haz el Bien sin Mirar a Quien

No nos cansemos de hacer el bien, porque si no nos cansamos a su tiempo segaremos. Gal. 6:9  

Cuantos de los dichos que escuchamos de nuestros abuelos o padres están basados en la Biblia, aunque vale la pena aclarar que no es siempre el caso.  Quizás usted recuerde aquel dicho de haz el bien, sin mirar a quien; esto es muy relacionado con la invitación que Salomón nos hace en Eclesiastés 3:12, "Yo sé que nada hay mejor para el hombre que alegrarse y hacer el bien mientras viva".

Este pensamiento es muy contradictorio a la filosofía del mundo actual, pues la mayoría desean hacer el bien solo a los que les hacen bien a ellos, y vengarse de los que les hacen mal, pero igual se nos enseña que no hay mayor sacrificio en amar a los que nos hacen bien, el sacrificio está en amar a los que nos dañan o que procuran nuestro mal.

La petición de hacer el bien siempre puede no ser fácil, pero sin duda hacerlo traerá bienestar a quien actúe así.  La Biblia también nos enseña que "todo lo que el hombre sembrare, eso también segará", si uno siembra bien, segará bienestar; y si siembra maldad para otros, no será de extrañarse que esa maldad se traducirá en maldición para el que lo procure alcanzando esta maldad también a su familia.

Amadas, estamos en este mundo, pero no somos de este mundo, somos ciudadanas del reino y como tal debemos vivir.  No se trata de ser tonto, se trata de entender que si alguien nos hace mal,  no debemos meternos en pleito contra esa persona, pero si saber que hay una batalla espiritual que librar y vestidos de la armadura de Dios, podemos  ganar esa batalla.

Bendecid a los que os maldicen, amad a vuestros enemigos, no se cansen de hacer el bien son frases reiteradas en la Biblia,  se nos invita a procurar el bienestar de los demás, pues si no nos cansamos a su tiempo segaremos.

En un tiempo donde la maldad es el actuar diario de muchos, dispongamonos a hacer el bien, Dios dará a cada quien su recompensa.  Mantengámonos firmes en la fe, escudriñemos la escrituras y vivamos una vida de oración, si estamos cerca de Dios, tendremos fuerzas para hacer el bien, sin mirar a quien, pero además podremos responder con valentía las asechanzas del enemigo, pues si Dios es con nosotros ¿quien contra nosotros?, además mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo.

Dios les bendiga




lunes, 13 de octubre de 2014

¿No Tengo Tiempo?

Me he descubierto a mí misma diciendo en diversas ocasiones, no tengo tiempo.  Al parecer esta corta frase, es una de las más repetidas en esta era posmoderna, la gente estudia, trabaja, se involucra en miles de cosas y por supuesto que lo que menos tiene es tiempo.

¿Que nos enseña la Escritura en relación a este mal?, pues dice exactamente todo lo contrario; en Eclesiastés capítulo 3 se nos hace ver que hay tiempo para todo, por lo tanto decir que no tenemos tiempo es solo una excusa o una validación de que algo estamos haciendo mal.

¿Porque no nos alcanza el tiempo?

1. Porque hemos establecido mal nuestras prioridades, esa es la reflexión a la que llegué cuando escribí mi libro "Cada Cosa en su Lugar", pues cuando las prioridades están en desorden, lo demás también lo está.

2.  Hacemos más de lo que realmente podemos hacer.  Es un mal del ser humano no poder decir no, lo que significa que cuando menos lo acordamos estamos llenos de compromisos que resultan difícil de cumplir, no porque no seamos capaces de hacerlo, si no porque el tiempo no alcanza.  Es allí cuando comenzamos a decir, no tengo tiempo.

3. Porque no actuamos con sabiduría, entendiendo que hay cosas que no podemos hacer en ciertas etapas de nuestra vida, aún cuando anhelemos hacerlo, llegará el momento en que podremos hacerlo.  Esto pasa cuando tienes hijos pequeños, quizás tu quisieras dedicar tiempo para aprender a nadar o tocar un instrumento y no encuentras el tiempo para hacerlo.  En este momento la prioridad son los hijos, están en etapa de formación y requieren un apoyo más cercano, pero llegará el tiempo en que podrás dedicarte a realizar algunos de los sueños que tienes en estado de pausa.

¿Como manejar nuestro tiempo?
  1. Establece tus prioridades, las prioridades orientan nuestros recursos, tanto financieros, humano, como el recurso tiempo.
  2. Revisa las actividades a las que estás dedicando tiempo, quizás hay algunas que habrá que dejar.
  3. Establece un plan de metas que te ayuden a aprovechar bien el tiempo.  No coloques un plan de largo plazo, proponte metas semanales y si fuese necesario metas diarias.
  4. Aprende a decir no, ¿cual es tu norte en este sentido? son tus prioridades y tus metas, cada vez que te ofrezcan realizar algo pregúntate, ¿Esto está dentro de mis prioridades?, ¿Me ayuda a cumplir mis metas o las obstaculiza?
La Biblia nos enseña que hay tiempo para todo, así que como buenos administradores, debemos aprender a usar bien el tiempo que Dios nos da, recordando que los tiempos son malos, que la vida es corta y por lo tanto debe ser nuestra meta aprovechar con sabiduría el tiempo que Dios nos de en este mundo.




viernes, 10 de octubre de 2014

La Mejor Herencia

El corazón del hombre genera muchos proyectos, pero al final se cumplen los designios del Señor. Pr.19:21

Cuantos conflictos se generan hoy por razón de herencias, escuchamos historias de hijos que mataron a sus padres para quedarse con lo que ellos trabajaron, o hermanos que matan a sus hermanos por acaparar toda la heredad o padres despojados con trampas de sus posesiones por sus hijos.  Y es que como bien lo señala Salomón en Eclesiastés 2:12-26, trabajamos mucho y lo que tenemos se lo dejamos a personas que no sabemos si serán sabias o no.

Cuando pensamos en herencia pensamos en posesiones o en riqueza material, muchos padres se esfuerzan y aún ni duermen pensando en como dejar algo a sus hijos cuando mueran.  La reflexión de Salomón al respecto es "dejamos cosas a gente que nunca movió un dedo...esto es un mal enorme".

Pues en el afán de dejar una herencia material, o en el deseo de dejar a nuestros hijos además como herencia una buena educación, es decir educación bilingue, trabajamos y trabajamos para que sepan otro idioma, que estén en una escuela reconocida, pero descuidamos la formación.  Es decir que les heredamos conocimiento pero no les fomentamos la formación del carácter.

En medio de una sociedad carente de valores, donde la vida no se respeta, y donde no robar es ser tonto, será necesario meditar en aquello que de verdad vale la pena heredar.  ¿Cual debe ser nuestro legado?

  • Heredemos valores y principios basados en la Escritura (nos referimos a enseñar sobre la importancia de la honradez, el trabajo, la integridad el respeto), no debemos pretender que porque nosotros somos honrados, nuestros hijos son honrados, debemos dedicar tiempo a enseñarles estos valores, muchos de los corruptos de los que escuchamos en los medios son hijos de gente que es honrada, pero que descuidó la formación de sus hijos.
  • Heredemos la perspectiva correcta del uso del dinero.  "Raiz de todos los males, es el amor al dinero".  El problema de endeudamiento de la nación es solo el reflejo del problema de endeudamiento en una mayoría de los hogares del pais.  Gente que ambiciona y no precisamente para compartir o hacer el bien, si no para derrochar.  Necesitamos de una nueva generación de personas que aprenden sobre el buen uso del dinero, que entienden que más bienaventurado es dar que recibir, que no pactan para que sus deudas sean pagadas, si no que se esfuerzan por cumplir con los compromisos asumidos.
  • Heredemos amor a Dios, con un modelo de vida que refleja este amor, no en público, si no en privado donde nadie nos ve más que nuestra propia familia.  Heredemos el reflejo de Cristo en nuestras propias vidas, un modelo que no necesite hablar.
  • Enseñemos sobre las prioridades correctas de la vida, no traslademos cargas a nuestros hijos producto de no tener en claro cuales deben ser las prioridades correctas.  
  • Herede aprender a disfrutar de la vida, con las dificultades que trae la vida misma, con las complicaciones que surgen, pero enseñeles que hay una sola vida, que es corta y por lo tanto hay que saber vivirla y también disfrutarla.
Esta herencia valdrá más que las posiciones materiales, y si se enfoca en esto y además deja herencia material, entonces podrá estar confiado de que sus hijos honrarán su herencia aún cuando no les costó, pues los valores que formó en ellos les harán tener el carácter necesario para vivir integramente la vida, es decir vivirla bien.

jueves, 9 de octubre de 2014

Un devocional enfocado en las necesidades de las mujeres basado en Eclesiastés


¡Viva sin Afán!

Hay dos frases muy comunes  hoy día, una es "estoy cansada", la otra es "no tengo tiempo.  Eso es porque la agenda de muchas mujeres está llena para cada día de la semana y el agotamiento les visita a diario.  No es de extrañar que algunas enfermedades actuales sean específicamente de esta época, a nuestras madres y abuelas -por fortuna- no les tocó vivir esto, hablo del estrés y la depresión.

En el capítulo 2 de eclesiastés nuevamente Salomón en su reflexión de vida, nos habla de como realizó grandes obras y se entregó a varios placeres, concluyendo que de todo lo que hizo lo único que consiguió fué afanarse, no sancando provecho de nada de aquello en lo que se había afanado.

No se si te suena familiar, pero es que a veces no podemos ni disfrutar por causa del agotamiento que tenemos, eso pasa cuando celebramos un cumpleaños, nos afanamos tanto en prepararlo y que todo salga tan perfecto para agradar a los demás, que terminamos agotadas y hasta enojadas.

También sucede que nos afanamos por razones económicas, trabajamos mucho, nos preocupan las deudas, también nos preocupa quedarnos sin trabajo.  En lo particular he aprendido quien es mi proveedor, no es mi esposo, tampoco es el trabajo que actualmente tengo, mi proveedor es El Señor, el me provee en este momento a través de un trabajo y a través de mi esposo, pero si alguno de los dos quedara sin empleo, El buscaría la forma de proveernos a través de otros medios.  Esto es entender los principios bíblicos y la vida del reino, así que para que preocuparse.

Pero la mayoría no entendemos que Dios está al control de todo, en realidad a las mujeres nos gusta tener el control de las cosas y por eso cuando las cosas no salen como lo planificamos nos estresamos, nos cargamos y nos enfermamos.

¿Cual es su afán en este momento?, es su empleo, son sus estudios, son los problemas matrimoniales, dificultades con sus hijos o dificultades económicas; "tomad mi yugo dice el Señor (es ligero y lo podemos cargar) y producto de ello hallaremos descanso para nuestras almas".  Otro versículo dice, "por nada estéis afanosos, si no sean conocidas tus peticiones delante de Dios".  Cualquiera que sea tu afán, eso que te quita el sueño y te está robando la vida y el poder disfrutar de ella, quiero decirte que hay una salida, es entregar -pero de verdad- esa carga a Dios, entregarla en oración y dejar que el tome el control.

Dios tiene el control de todo, nosotros tenemos el control de casi nada, así que si pensamos un poco nos daremos cuenta de que es ilógico pretender afanarnos por cosas que no podemos controlar.  Amigas dejemos las cosas a Dios, disfrutemos la vida aún en medio de las dificultades que trae con ella, al que obedece al Señor debe saber que El aún las cosas malas que suceden las permite para nuestro bienestar, pues a los hijos de Dios TODAS LAS COSAS les ayudan a BIEN.

Las invito mañana a leer el capítulo 2:12-25 y además les invito a dejar sus comentarios en mi blog karenrosales-escritora.blogspot.com es de gozo saber que fué de bendición para usted.
 


miércoles, 8 de octubre de 2014

Lo que Realmente Importa

Alguna vez has pensado en lo corta que es la vida, cuando acordamos el tiempo ha pasado tan rápido y decimos como me ha dicho mi mamá  "hace poco tenía 15".  Y cuando tenemos la oportunidad de reflexionar y ver hacia atrás nos damos cuenta de como desperdiciamos el tiempo en cosas que no valen la pena, como bien lo diría Salomón "pasamos corriendo tras el viento" y descuidamos lo que es de verdadero valor.

Vanidad de vanidades dice Salomón, otra versión lo menciona como "que absurda es la vida".  Pues claro que es absurda, miremos las paradojas de nuestro tiempo:  Queremos casas más grandes, pero tenemos familias más chicas. Trabajamos por tener una gran casa, en la que no pasamos. Gastamos más y pero no tenemos tiempo para disfrutar. Hemos multiplicado nuestras posiciones, pero reducido nuestros valores.  Luchamos por la limpieza y el cuidado del medio ambiente, pero andamos un interior sucio.  Nos endeudamos por posesiones, y no dormimos por causa de esas deudas.

¿Que provecho saca el hombre de tanto afanarse? (Ec. 1:3), es una buena pregunta, porque nos afanamos tanto.
  • Por vanagloria, para jactarnos de lo bien que hacemos algo, de lo preparado que somos, de lo bien que nos va.
  • Por ambición, pues no nos conformamos con lo que tenemos, siempre queremos más, aunque eso implique no tener tiempo para disfrutar lo que tenemos.
  • Por búsqueda de reconocimiento, casi pagamos porque nos honren, no hemos entendido que la verdadera honra viene de Dios y no de hombres que muchas veces solo buscan quedar bien con nosotros para aprovecharse.
  • Porque desde esa plataforma vemos de menos a los demás.
Mucho afán pero nunca nos saciamos con lo que tenemos, dos trabajos y poco tiempo en familia, pero eso si un buen televisor para que ellos vean sus programas favoritos en nuestra ausencia.  Niños deformados por la empleada, por la tele, por el Ipod, por el Ipad.  El rico quiere más, el poderoso quiere más y también el que no tiene mucho quiere más.  No hay contentamiento.

Creemos que estamos haciendo cosas grandiosas en el trabajo y nos dedicamos tanto a eso, pero el proverbista dice no hay nada nuevo (v.9), la gente nos olvidará (v. 11).  Esa es la realidad, ahora la gente le saluda, le llama, le adula, mañana no tendrán memoria de usted.

¿Donde entonces debemos invertirnos, que es lo que realmente importa?, Es su Familia, es su esposo, son sus hijos, eso es lo más importante.  Invertirnos en ellos, en formarles, en dejarles el precioso legado de amar a Dios con todo su corazón, alma y fuerzas, a valorar la vida y lo que realmente importa en ella.

Disfrute la vida, el trabajo se hizo para vivir y no la vida para trabajar, tener ese enfoque es perder la perspectiva de Dios, no se enoje por tonterías, dedique tiempo a lo que realmente vale.  Haga su parte, pero no trate de hacerle el trabajo a Dios, deposite su confianza en El y sepa que El es Dios, todopoderoso al control de todo.

Le invito a seguir este blog y a sumarse a tener su devocional diario con el libro de Eclesiastés.  Dios le bendiga.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Ame Hasta que Duela

A veces le pregunto a mis hijas pequeñas, ¿cuanto me amas Isabella?, ella me dice "cinco" ¿y vos Abi?, dice "hasta el cielo" y si le preguntaramos a Dios, ¿Señor cuánto me amas?, su respuesta quizás sería "te amo hasta el dolor, el sacrificio, el dolor de haber dado a mi hijo por ti".

Me causa una enorme gratitud saber que Dios me ama de una forma tan sacrificada, me hizo, me pensó antes de nacer, solo por amor, yo no hice nada para merecer su amor, no gané su amor con buenas notas o buena conducta, sencillamente El me amo porque El es amor.  El amor que El nos ha mostrado es el amor que espera que tengamos por los demás, por nuestro esposo, por el vecino, por el hermano, por el difícil, por el del taxi que se nos cruzó, por el maestro complicado con el que hay que tratar, por el que piensa diferente a nosotros, por todo el que es nuestro prójimo.

Comencemos por casa, las casadas sabrán que el matrimonio puede tener etapas difíciles, en las que algunos tiran la toalla.  De hecho muchos no llegan ni al primer año de matrimonio, pues como bien lo dice Hollywood hay diferencias irreconciliables.  Sencillamente nadie quiere pasar por el dolor, cuando algo empieza a dolerle sencillamente se da vuelta a la página y se pasa a otra nueva.  

Vivimos en una sociedad de lo desechable.  Usas el plato, el vaso y luego cuando se piensa que no se sirve se bota.  Igual ha sucedido con el matrimonio, las parejas se casan, disfrutan de la pasión y cuando vienen las dificultades y toca sufrir entonces se descarta, se desecha y a buscar otra cosa que hacer.

Esto para algunos podría tener muchos nombres, "aburrimiento", "intolerancia" y muchos calificativos más, pero la verdad es que esto no es mas que falta de amor, pero no de ese amor tan ligero que hemos aprendido, es falta del amor que todo lo sufre, todo lo espera, todo lo soporta y que nunca deja de ser.  Es ese amor que es bueno, que no se jacta si no que camina a la par hasta al final.
 Ese es el amor que duele.

Mujeres podrán pensar que es duro estar a la par de hombres complicados, que incluso les han sido infieles.  Pero el amor de Dios por nosotros no fue un amor que mereciéramos, solo decidió amarnos.  Este amor es imposible alejados de la fuente de ese amor.  Quien desea lograr tener un matrimonio que perdure en el tiempo y que logre la felicidad aún en medio de las dificultades, debe estar dispuesto a amar hasta el dolor, pero también a buscar a Dios con todo su corazón, alma y fuerzas.

La invitación del Señor: Deja que te guíe mi palabra, tengo mi reino de regalo, salvación, gracia, gloria y vida eterna, solo déja que te guíe mi palabra.  Amadas, las batallas se ganan en oración, de rodillas, clamando y obedeciendo al que Todo lo puede, no hay nada imposible para Dios, El es el Gran Yo Soy y quiere cargarnos en nuestras dificultades, si su carga es pesada, es tiempo que deje que el Señor sea el que la lleve.

Dios le bendiga 


martes, 16 de septiembre de 2014

Un corazón enseñable

Aférrate a la instrucción, no la dejes escapar; cuídala bien, que ella es tu vida.  Pr. 4: 13

 Resulta dificil para los adultos pensar que aun hay mucho que aprender en la vida y que necesitamos tener un corazón enseñable, que acepta el consejo, o más bien que lo busca para evitar equivocarse, a esto se le llama buscar la sabiduría y es el tema central del libro de Proverbios.  Yo recalcaba anoche esto a Lissa mientras tenía con ella el devocional, la importancia de escuchar el consejo de nuestros padres y obedecerlo y no dejarse llevar por la corriente de los que hacen el mal.

Pero creo que es más facil para los niños y lo adolescentes escuchar el consejo, porque los adultos pensamos que nos la sabemos todas, pero en realidad terminamos equivocándonos más que los niños.  Escuchar el consejo, ser enseñables, ¿para que?, para que nos vaya bien.  Esta es otra enseñanza que puedo sacar en el libro de Ester, una mujer que escuchó el consejo de su tio Mardoqueo y de Jegay el cuidador de las doncellas.

Ambos hombres, le aconsejaron sobre lo que ella debía hacer si deseaba ganar el corazón del rey, por un lado su tio le pidió no hablar de su orígen y Jegay le aconsejó sobre el vestuario que debía usar.  En ambos casos, Ester dispuso su corazón a obedecer el consejo y producto de ello obtuvo buenos resultados, fué escogida por el rey y coronada como reina.

Cuantas veces siendo adultas no buscamos el consejo de otras personas más experimentadas, y cuantas veces siendo mujeres mayores no tratamos de aconsejar a las mujeres más jóvenes, solo les señalamos sus faltas sin tratar de orientarlas.

Un consejo a tiempo nos evita equivocaciones, un corazón enseñable sabe que es necesario aprender aún cuando tenemos años de experiencia en algunas cosas.  Nosotras como esposas y madres, necesitamos siempre ser enseñadas.  En el camino del matrimonio perdemos muchas batallas porque no sabemos como tratar algunos asuntos y es bueno  tener el oído dispuesto para escuchar el consejo, sobre todo cuando es respaldado por la Biblia.

Mi consejo, escuche a sus padres aún si es una mujer adulta, busque una mentora que le quiera y esté dispuesta a guiar, alguien prudente que no divulgue sus asuntos, antes de actuar frente a una situación busque el consejo, a veces actuamos primero y el consejo llega tarde.

Ester logró su meta y trascendió en su impacto a una nación, nosotras podemos lograr nuestras metas e impactar a una nación si estamos dispuestos a obedecer primero el consejo de la Palabra y los consejos de otros que con sabiduría y temor del Señor hablan.



 

lunes, 8 de septiembre de 2014

La Importancia de la Honra

Tengo un mes de estar leyendo el libro de Ester, y entre más lo leo, mas enseñanzas obtengo y me deleito de saber que bueno es Dios, que nos enseña y nos permite enderezar lo torcido en nuestras vidas, y desafiar a otras personas a hacerlo.

El capítulo 1 del libro de Ester nos narra la importancia de honrar a la autoridad puesta por Dios, en este caso al esposo, Dios le ha puesto como autoridad en el hogar y es importante entender esto.  Leyendo este libro me he dado cuenta de que muchas mujeres han perdido sus familias por ser insensatas como la reina Vasty, quien no respetó a su marido y por causa de ello perdió su reino y su familia, veamos algunos puntos que llamaron mi atención:

1. Vasty puso a prueba la autoridad de su esposo, ella sabía que debía presentarse pero lo desafió al no hacerlo.  ¿Cuantas veces hemos puesto a prueba la autoridad de nuestro esposo?, cuando le escondemos cosas de nuestros hijos, cuando desacatamos una orden dada en relación a la crianza de los hijos o cualquier otra cosa que el establece o cuando inclusive peleamos en público por una decisión que el manifiesta.  Creo que la mayoría no estamos concientes de las graves consecuencias de poner a prueba su autoridad, Vasty lo hizo y por causa de ello perdió el lugar de honor que Dios le había dado.  Usted como esposa tiene un lugar de honor, nadie más debería ocuparlo, pero para ello debe ser conciente de cual es su papel, y cumplirlo con responsabilidad, necesitamos ser concientes de que nuestro lugar nos demanda algunos sacrificios.  Vasty no entendió esto, lo cual originó que otra persona tomara su lugar.

2. Menospreció la invitación de su esposo.  He escuchado como muchas mujeres se niegan a acompañar a sus esposos a eventos o lugares que a ellos les gusta, dejan que ellos vayan solos e incluso reniegan tener que ir, ¡grave error!.  Deje su espacio a otra persona y seguramente alguien lo va a ocupar.  El rey tenía mucho tiempo de estar solo, la reina no estaba en la fiesta y cuando el se decide a invitarla ella se niega a presentarse delante de el.  Esto es exactamente lo que hacemos cuando no vamos con ellos a un partido de futball, a una reunión de trabajo en la que se invita a la esposa, aún a una reunión con personas que no son creyentes.  Al final los hombres se acostumbran a andar solos y dejan de invitar a la esposa, finalmente se escuchan los ayes, Satanás aprovechó la oportunidad y pone otra persona en el camino.  No digo que Satanás fué el causante de que Vasty cayera, pero hoy día, hay un plan del enemigo para destruir las familias y las mujeres casi nos volvemos asistentes de el, actuando insensatamente, por no dejar nuestra comodidad.  Aún si su esposo no es cristiano y va a reuniones con gente que no conoce de Cristo, usted debe acompañarle y mantener su testimonio pero nunca negarse a una invitación.

3. No reconocer el liderazgo del esposo. ¿Quien lleva los pantalones en la casa?, es que cuando acordamos nosotros estamos tomando el papel que no nos toca, Dios puso al hombre por líder, es el quien debe ejercerlo.  Vasty también se equivocó en esto, el rey era el lider, a ella le tocaba seguirlo y no lo hizo.  Es que las mujeres nos sentimos que somos más rápidas para tomar las decisiones, que como tenemos un "sexto sentido" entonces nos toca dirigir los asuntos, nos molestamos porque ellos caminan y nosotros volamos, pero aún así con todas las justificaciones del caso, es nuestro deber dar el lugar de liderazgo que a el le corresponde.  Muchos hombres no ejercen el liderazgo porque nosotras las mujeres no se los permitimos.  Tenemos que aprender a callar y dejarlos hablar.  Las mujeres somos insensatas, nos cuesta reconocer el liderazgo de las personas que Dios pone en autoridad, sea este el esposo, el pastor, el policía, el presidente.  Irrespetar el liderazgo de la persona que Dios pone en el liderazgo trae consecuencias a nuestra vida, violamos el principio de autoridad que Dios ha delegado en las personas.

En conclusión la Reina Vasty perdió su reinado, sus privilegios, el lugar especial que se le había concedido.  De igual manera, muchas mujeres podemos perder el lugar de privilegio que Dios nos da en nuestro hogar, por insensatas y por tener poca sabiduría.

Dios desea que seamos como Ester, una mujer que entendió el principio de honra y respeto que le debía al rey, habló cuando debía hablar, cayó cuando debía callar y actuó con prudencia,  oro al Señor para que me ayude a aplicar estas verdades en mi relación con mi esposo y también en relación con otras autoridades que Dios pone en la iglesia, nuestro lugar de trabajo o en nuestra nación, estoy segura de que si obedecemos este principio Dios honrará nuestra obediencia, pues es Dios y solo El quien honra a los que le honran.

Dios les bendiga




lunes, 1 de septiembre de 2014

Con Porte de Reina

Estoy fascinada con la lectura de mi devocional desde hace dos semanas, es increíble como Dios habla a nuestro corazón y nos redarguye, estoy agradecida con el Señor por ello.  Inicié leyendo el libro de Ester, quizás ustedes ya lo habrán leído, yo también lo había hecho y creo que con un enfoque en la vida de Mardoqueo más que de la reina Ester, pero en esta ocasión me ocupe en aprender de esta mujer, un ejemplo de sabiduría, sagacidad y liderazgo.

Generalmente cuando pensamos en el arreglo físico, pensamos que esto es un tema de vanidad, que no deberíamos pensar mucho en ello, pero es interesante como el libro de Ester nos muestra la importancia del cuidado y del arreglo personal, sin lugar a dudas esto permite que las mujeres ganemos algunas batallas y fué una estrategia de Ester para llegar a ser reina (cap.2) y para ganar la voluntad del rey (cap. 5).

El capítulo 2 del libro de Ester nos habla de como esta mujer fué escogida junto con otras más como candidatas para ser la reina, pero además nos menciona algunos datos que toda mujer casada debería tener en cuenta:

1. Ester era hermosa y elegante, quizás era alguien que se vestía bien.  (2:13)
2. Cuando se iba a presentar delante del rey, siguió el consejo de alguien que conocía los gustos del rey, por lo que seguramente se vistió como le gustaba al rey.  (2:16)
3. El rey vió a Ester y le gustó lo que vió, así que la tomó como reina.
4. Desde ese momento Ester influyó para que su esposo tomara buenas decisiones (2:18)

Muchas de nosotros nos preocupamos por arreglarnos bien cuando andamos de novias, queremos agradar a los novios y nos vestimos de manera que les gustemos, pero cuando nos casamos nos descuidamos y únicamente nos arreglamos cuando vamos a salir de la casa y no cuando estamos con ellos.  Las mujeres casadas a veces nos descuidamos y olvidamos que fuera de nuestra casa hay otras interesadas en "cazar" a algún hombre, sin importar si este es casado o no, recuerden que estamos en una sociedad carente de valores.

Las lecciones que Ester nos brinda son muchas, les comparto algunas:

1. Es importante que nos vistamos de acuerdo al papel que desempeñamos, somos las reinas de nuestro hogar, somos esposas de un hombre que tiene un papel importante, es el lider de la casa, el probablemente camina bien arreglado, nosotros debemos estar siempre a la altura del lugar que tenemos.

2.  Nuestros esposos se sienten bien de ver que nos mantenemos bien arregladas para ellos, que nos preocupamos por nuestro vestido, nuestro pelo y estamos siempre agradables a su vista, ellos se sienten orgullosos de vernos bien físicamente.

3. El corazón de nuestros esposos se vuelve a nosotros cuando nos presentamos delante de ellos con porte de reina, no solo agradables a la vista, pero entendiendo la honra que debemos darles.

4. Podemos ser de influencia positiva en el área en que nuestro esposo se mueve si logramos que su corazón esté en nosotros.

Ester fué instrumento de Dios para salvar a una nación, y entre sus estrategias estuvo mantenerse siempre como una reina, nosotros podemos salvar nuestro hogar y aún otros espacios donde Dios pone a nuestros esposos si sabemos ejercer el papel que nos toca y nos comportamos conforme a esto.

Bendiciones,